Una docena de cosas que puede hacer un restaurante en internet


 

 
Uno de los sectores que más se puede beneficiar de Internet es justamente el de la restauración. Hasta el momento hay bastantes casos de éxito, pero no estamos aquí para hablar de ellos, especialmente porque muchos de ellos son a muy pequeña escala y estando como está la situación ahora mismo en España, ganar dos clientes habituales al mes puede ser la diferencia entre sobrevivir y tener que cerrar el negocio.

Algunas de estas cosas son muy obvias para los que nos dedicamos a esto, pero no tanto quizá para quien está entre fogones o lleva el restaurante. Así que vamos a ver qué se puede aprovechar para que tu restaurante esté en Internet con poco coste y conseguir, sobre todo en zonas turísticas, una buena repercusión que permita que te lleguen los clientes (no que te lluevan, no te llames a engaño) porque tienes tu restaurante en Internet.

1. No estar sólo en Internet

No bases toda la estrategia de crecimiento de tu negocio en Internet. Y sí, esto puede parecer una contradicción respecto al título de este post, pero es que realmente uno de los primeros consejos y más útiles que puede haber es no pongas todos los huevos en el mismo cesto que luego se rompen y ay mi Dios. No olvides cosas como las notas de prensa, las publicaciones de ocio de tu área o algún buzoneo o carteles. Que sí, que Internet mola, pero si parte de tu público no está en Internet, igual merece la pena hacer un pequeño esfuerzo económico. Ah, y cuida tus tarjetas o háztelas si no tienes. 

2. Crea una web sencilla

Una portada con palabras clave importantes como el estilo de cocina, horarios del restaurante, destacando muy mucho dónde estás, un formulario de contacto, un teléfono, un mapa de localización, unas fotos de los platos bien presentados y lo tienes todo hecho. Ya ves, con una única página.

3. Pon tu restaurante en Google Local

Ve por partes. ¿Cuál es el buscador que usa el 99% de la gente que está en Internet, incluso en el móvil? Justamente ése: Google. Entonces te interesa crear tu negocio en Google Local para que aparezca en esos maravillosos mapas que ves cuando estás buscando la oficina de un cliente. Así que aprovecha y empieza a hacerlo siguiendo este enlace.
Y, por supuesto, estáte pendiente de las valoraciones que pueda haber de tu restaurante. 

4. Piensa muy bien qué vas a hacer en Foursquare

Si estás pensando qué hacer con tu negocio en Internet, seguramente hayas leído sobre lo maravilloso que es Foursquare. No te voy a quitar esa idea, porque yo también opino lo mismo. Pero en Foursquare tienes que tener en cuenta que no sólo hay que estar, sino que puedes utilizar ofertas para tus clientes, regalos para los que tienes fidelizados…
No te engañes: no hay muchos usuarios de esta plataforma, al menos no demasiados, pero si les consigues atraer con una oferta puede que si luego te lo curras directamente pase del postre, que yo lo haría, fíjate.

5. Una pequeñita campaña de AdWords

Hacer una campaña en Google AdWords puede venirte bien, y más ahora con AdWords Express, para que no tengas que preocuparte de muchas cosas más que avanzadas que además no te van a reportar más que quebraderos de cabeza. 
Estas pequeñas campañas te permitirán en determinados momentos marcar la diferencia con tu competencia e incluso recibir más reservas, sobre todo si publicitas tu teléfono.

6. Usa las redes sociales, pero…

Pero úsalas con cabeza. Es decir, no te líes a crear perfiles que luego van a caer en el olvido y fíjate donde está la gente. Seguramente te interese más tener una página en Facebook que un perfil de Twitter, porque hay más usuarios. Si crees que vas a tener poco tiempo, quizá Twitter no sea la mejor opción y quizá sí lo sea esa página de Facebook en la que subirás hacia las doce o la una del mediodía una foto del plato especial que tienes para hoy o de un pescado que acaba de llegar y que no sólo está fresco sino que está casi vivo. Eso sí, si subes fotos, hazlas bien, que no cuesta nada.

7. Ofrece wifi a tus clientes

Puede parecer una chorrada, pero si quieres que tus clientes interactúen contigo es buena idea darles acceso al wifi. Todos lo queremos todo justo en ese momento y si tienes un comedor que está bastante mal comunicado y en el que apenas hay cobertura, igual es buena idea dar un wifi para que la gente pueda decir que está ahí. En el momento en el que salen de la puerta, se olvida que se ha estado ahí.

8. Haz vídeos

No te engañes, hacer un vídeo puede ser todo lo caro que quieras, pero con cualquier móvil y un ordenador, tú puedes hacer tu propio vídeo con resultados más que aceptables. Y si no tienes un vídeo, seguramente tengas una cámara por ahí que lo grabe y que con un trípode o algo que permita que no se noten mucho las vibraciones, puedes un vídeo de lo que te apetezca: cómo preparas un menú del día, cómo es un día a día de la cocina, ese plato especial que tienes en carta y que seguro que hay gente que está deseando verlo, trucos… Requiere tiempo, obviamente, pero si lo haces con un poco de esmero y alguna aplicación sencilla, que las hay, seguro que tus clientes estarán encantados.

9. Envía notas de prensa

Aunque esto requiere una inversión económica si no lo vas a hacer tú, siempre puedes conseguir los datos de los medios de tu localidad o zona de influencia para poder enviarles notas de prensa con información de lo que tienes preparado en tu cocina. Como es obvio, cuida la ortografía, envía los mensajes con las direcciones ocultas y déjate querer por todos los medios. Con esto no sólo conseguirás más clientes, sino que además seguramente puedas conseguir salir en algún medio contando todo lo que haces.

10. Meter la cabeza en un blogtrip

Vayan por delante todas mis reservas a este tipo de eventos, máxime cuando últimamente dan la posibilidad de conseguir un potencial cliente muy puntual: el visitante ocasional de tu localidad, otro conocido como turista a secas y hoy conocido como el turista que busca experiencias, sea lo que sea eso. Pero puede servir para dar visibilidad a tu negocio entre un público muy codiciado últimamente: el que siempre pasa por delante y mira cómo otros se llenan el estómago a tu costa, por las recomendaciones de gente en la que confiamos.
Pero para eso, es necesario un blogtrip bien organizado con varios blogueros, todos ellos con una fuerte presencia online basada en un blog o espacio en medios con muchas visitas relacionadas con el mundo de los viajes, la gastronomía o la enología, y ésa sí puede ser una buena oportunidad para mostrar tu carta, el trabajo que realizas y dar bola a tu restaurante. De esta manera te aseguras no sólo un impacto puntual durante unas horas en redes sociales, sino además unas cuantas referencias en los posts que se escriban sobre el blogtrip en unas cuantas webs que, por otro lado, siempre van a estar ahí, no así como las referencias en redes sociales.

11. Fórmate

Quizá ésta debería haber sido la primera cosa que deberías hacer, pero como esto tampoco tiene porqué seguir un orden, tampoco me lo eches en cara. Pero tienes que aprender de qué va esto, primero porque el dinero invertido en saber y aprender siempre es dinero bien invertido y porque en tu negocio nadie mejor que tú va a saber cómo lo llevas y llegará un punto en que la persona que te lleva todo y que te ha dicho que vas a conseguir millones de visitas y multiplicar tu facturación por 10 gracias a esto. Así que empieza a pensar que puedes tener un poco de formación para usar las herramientas y alguien que te haga de Pepito Grillo y te elabore un informe de las actuaciones que hayas hecho y te dé unas pautas a seguir, te ponga unos deberes y… seamos sinceros, postear una foto en Instagram, enlazando con tu página de Facebook y tu perfil de Twitter no te va a llevar más de cinco-diez minutos al día. Así que no me vengas con que no tienes tiempo, que lo tienes.

12. Ármate de paciencia

Esto es lo mejor que puedes hacer de todo. No todo tiene un impacto real y quizá ni siquiera sea positivo. Ten especial cuidado con las críticas y en lugar de contestar como te pediría el cuerpo, hazlo con cabeza. Cuenta hasta mil si fuera necesario. Y, por supuesto, ten en cuenta que en Internet estás haciendo una inversión, cuyos resultados se verán en el medio-largo plazo, justo cuando se verá si tu negocio ha sido rentable o no y si tú has sabido también adaptarte a los tiempos. Aquí, amigo, la paciencia es una virtud y muchos de los resultados seguramente no los veas hasta pasado unos meses. O un año, o dos, o …

Todos estos consejos se pueden resumir en tres: paciencia, aprender y focalizar esfuerzos. De momento no hay ningún otro secreto. Bueno, sí, hay uno, pero ya deberías conocerlo: no dejes de lado tu trabajo. Internet mola como herramienta, pero si te vas a convertir en un hombre orquesta que va de sarao en sarao, recuerda que tu negocio quizá no es el faranduleo, sino estar entre fogones haciendo cosas, preparando menús, innovando, probando, mejorando. Al final, el secreto de tu éxito será que sabes comunicar lo bien que haces tu trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s